Blog de reflexiónes y aproximaciones al lenguaje video. A partir del texto “Introducción. El video ¿un arte sin lenguaje propio?” en "Del video-art al net-art" de Néstor Olhagaray. Se recomienda usar el navegador Mozilla Firefox para la correcta visualización de este blog.

viernes, junio 30, 2006

Comentario sobre "Anthem"

En el video "Anthem" de Bill Viola, podemos observar cierta complejidad del lenguaje video que identifica Olhagaray. En su texto, nos dice, refiriéndose al video, que "...Esta falta de un lenguaje preciso, lejos de ser sinónimo de simplismo o facilidad, la verdad, es que lo convierte precisamente en lo contrario, más exigente y complejo, la invocación a una multiplicidad de códigos culturales y artísticos, hacen del lector de videos, un espectador más exigente y activo.” Viola nos presenta en su video varios desarrollos visuales simultáneos, cada uno utiliza distintos códigos. Por ejemplo, las tomas de industrias y ciudades, propuestas como imágenes capturadas del exterior, evolucionan paralelamente a la secuencia de una niña que grita, exhibida como escena construida por el autor. La “narración” de lo que sucede con las industrias y ciudades, probablemente como himno de progreso (Anthem significa himno), se ve interrumpida constantemente por los gritos de la niña, quizás aludiendo a la desesperación del ser humano que se ve ahogado frente a la idea de progreso, conducida por el tecnocentrismo y la sociedad de consumo.
Este tipo de obras nos exigen más como lectores, ya que cada imagen trae consigo una carga de significado que no pretende ser explicado por un correlato textual o hablado, como ocurre por lo general con el cine. Debemos estar atentos a lo que se nos quiere comunicar con las imágenes, para lo que seguramente necesitaremos reflexionar la obra después de verla.

"Anthem"

Bill Viola, "Anthem"



Video "Anthem" de Bill Viola (1983). Duración 11:42 minutos. Extraído de www.youtube.com

jueves, junio 29, 2006

La importancia del guión para el lector audiovisual


Al no tener un lenguaje "propio", o definido en base a ciertas convenciones, el video se presta, de forma particular, para ser revisado, problematizado y reflexionado en sus instancias de producción. Por esta razón, considero de suma importancia la identificación que hace Olhagaray del guión como espacio propicio para el cuestionamiento de una producción audiovisual, ya que nos presenta el momento donde se tomarán las decisiones en cuanto al “como va a ser” la obra (opciones, criterios, concepciones). En suma, evidencia el momento en que las motivaciones e intenciones del autor en cuanto a su obra quedan al desnudo, susurrándonos a nosotros, lectores audiovisuales, que es el momento de poner atención.
Es ésto, lo que me gustaría resaltar de la aproximación que hace Olhagaray a una definición de guión, que no pretende convertirlo en un instrumento técnico que compete sólo a los autores de producciones audiovisuales, sino que en su redacción invita al lector a ser conciente de esta instancia de creación y partícipe de su lectura. Así, al ver una obra audiovisual nos trataremos de imaginar como fue esa etapa de realización, ese momento en el que el autor vació sus inquietudes, y cómo éstas fueron plasmadas en su obra.

miércoles, junio 28, 2006

El tiempo en el video


Una de las posibilidades más destacables del soporte video es que nos permite manipular el tiempo. Con el video podemos jugar y experimentar con el tiempo, ese "demorarse" que mencionaba anteriormente, en cuanto al trabajo de Bill Viola, nace de esa posibilidad. Un acontecimiento de 3 segundos puede mostrarse en 30 gracias a la cámara lenta; así como en las tomas de la serie "The Passions" de Bill Viola, en donde un gesto (un grito de dolor por ejemplo) era exhibido tan lentamente que a primera vista parecía una foto, pero al mirar con un poco más de detención, nos dábamos cuenta de que la foto se movía y que no correspondía a una foto, sino a una pantalla plana que mostraba la captura de ese gesto, a una velocidad casi imperceptible.
El video, nos propone nuevas formas de experienciar el tiempo, al manipular la velocidad en que la secuencia grabada es reproducida, así podemos presenciar la caída de una gota de agua que dura minutos,
o el nacimiento de una flor que dura segundos. Un acontecimiento cotidiano, al ser liberado de su temporalidad "normal" se carga de significado, o al menos de la posibilidad de tener uno distinto del ordinario (porque en nuestra inocencia como espectadores, hemos de suponer que si nos muestran caer una gota durante 5 minutos "por algo será", "algo querrá decir"). Para ser leído, el video nos exíge situarnos frente a la pantalla y presenciar lo que será expuesto, nos pide un cierto tiempo, que es enfrentado inmediatamente al propuesto por el video. Por eso cuando un video usa metódos no líneales o temporalizaciones no convencionales de expresión, nosotros simplemente no sabemos que hacer, nos sacan el piso, y quedamos solos frente a una imagen que parece amenazar "la realidad", nuestro "lugar seguro".
Pero claro, no sólo se trata de un asunto de reproducción en cámara lenta o rápida, también el video dá la posibilidad de relativizar la linealidad del tiempo: secuencias mostradas de atrás para adelante o en fragmentos desordenados, acontecimientos simultaneos y/o fragmentarios; en resumen, todas las posibilidades que otorga la sincronización y superposición de escenas, cuya sucesión (lineal o fragmentaria) sería, finalmente, la encargada de entregar la "temporalidad" al video.

martes, junio 27, 2006

Comentario sobre "Otherside"

"El fondo histórico de recursos expresivos que concretamente va a reutilizar el clip también es muy variado; técnicas de montaje cinematográficas de las vanguardias, simbologías, efectos visuales y combinaciones de imágenes del surrealismo y el dadaísmo; films cortos con la presentación de músicas por sus intérpretes...". (Landi, Oscar).
En el videoclip "Otherside" de la banda Red Hot Chili Peppers, se pueden observar claramente ciertas características generales presentadas por Oscar Landi en su texto "EL VIDEOCLIP. LENGUAJE FIN DE SIGLO". Las escenas parecen sacadas de un mundo onírico, profundizado de manera particular por la pintura surrealista, con colores y formas propios de una condición post-vanguardista (en vez de tratar de reflejar la realidad, expresan un mundo interior).
Quería mostrar este videoclip y esta cita de Landi, porque considero que ejemplifican muy bien el "transitar" del lenguaje video que explica Olhagaray en su texto. "...el video es contemporáneo al espíritu post y trans-vanguardista y se situó entre las culturas que le precedieron, constituyéndose así en un parámetro obligado para todas las culturas visuales y audiovisuales, en un corredor de éstas, y en el espacio natural desde el cual se puede hablar a propósito de cualquiera de ellas con propiedad. Un espacio de tráfico para la foto, la gráfica, el cine, etc.". (Olhagaray, Néstor).
La escenografía parece pintada y nos recuerda al surrealismo y expresionismo de las vanguardias, hay una narración y una fotografía propias del cine, las situaciones en las que se encuentra el "protagonista" parecen un sueño, se presenta una variedad de símbolos (las alas de Ícaro, el cuervo, la caída...) y todo ésto aparece mezclado con un cierto protagonismo de los músicos, quienes parecen ser los narradores de la historia. En resumen, en un ejemplo tan cotidiano como un videoclip que aparece a cualquier hora en MTV podemos observar ese "transitar" del video, el cual parece tomar prestado elementos de todos lados, cada vez que quiere hablar.

"Otherside"

Red Hot Chili Peppers, "Otherside"


Videoclip musical "Otherside" de la banda Red Hot Chili Peppers. Duración 4:17 minutos. Extraído de www.youtube.com.

domingo, junio 25, 2006

...es mejor tardarse.





Bill Viola plantea una forma distinta y compleja de asimilar la realidad. Dá énfasis a las emociones que podamos vivenciar, porque las considera más humanas y verdaderas. Por otra parte, Viola juega con el tiempo, el cual es real y maduro. Nos presenta imágenes más duraderas, puesto que no teme tardarse, ya que no está bajo la presión televisiva, donde el minuto vale oro.
Este trabajar con el tiempo es el que hace andar nuestra imaginación, nos hace pensar, a diferencia de los esquemas lineales que estamos acostumbrados a ver, por eso la gran mayoría de las veces no entendemos lo que el autor nos quiere decir o simplemente no logramos percatar su lenguaje, porque el sólo hecho de hacernos pensar ya nos complica.
Decididamente, el video no tiene lenguaje propio, pero se vale de todos los medios que están a su alrededor para conseguirlo.

Una pequeña mirada crítica a la televisión


Desde pequeños la televisión nos ha cubierto de imágenes que corren a diez mil por hora, presentándonos una realidad que lejos de ser tal,, nos ha llevado a engañosos esquemas ya estructurados y a estereotipos que, por supuesto, nunca han existido.
En efecto, esta realidad ha atrofiado nuestra imaginación, no nos permite pensar, ya que el análisis que hacemos de las imágenes es superficial. Pero sobre todo, nos ha transformado en consumidores pasivos y convertido en una masa pegajosa imposible de separar.
La televisión nos ha idiotizado, buscamos y buscamos imágenes para finalmente no quedarnos con ninguna, porque éstas están neutralizadas y limitadas en cuanto a su significado. Con todo, nosotros las personas, somos un producto más de la industria televisiva, y lo que es peor, somos parte de la inversión que hacen para, de este modo, sustituirnos igual que una lata de sardinas.

Por consiguiente, yo veo muy poca televisión exceptuando, eso sí, las noticias y a veces la esclava Isaura.

martes, junio 20, 2006

"Sweet Light"

Bill Viola, Sweet Light



Video "Sweet Light" de Bill Viola (1977). Duración 9:09 minutos. Extraído de www.youtube.com. Espero les guste =)

domingo, junio 18, 2006

Relación video-cine

De manera más extendida, Olhagaray analiza en su ensayo ciertas concepciones de “guión”, en busca de una instancia propicia para, mediante un agente común a ambos, lograr un distanciamiento entre cine y video. Guión, entendido en su sentido amplio, es simplemente una metodología propia de las producciones audiovisuales, nos comenta Olhagaray. Para llegar desde una concepción a una producción, el guión sería el instrumento que nos ayudaría a sistematizar y concretar esta tarea. Esta concepción más amplia y abierta de guión, nos presenta a éste como el espacio propicio para abordar una reflexión sobre el soporte y el lenguaje video. Olhagaray contrapone esta definición de guión, con la usada por la industria cinematográfica que, más cercano al guion literario, termina por negar las posibilidades propias del soporte. Se desconocen las problemáticas del lenguaje cinematográfico en pos de problemáticas literario-teatrales, en respuesta a una concepción industrial-comercial desarrollada particularmente en Hollywod. Lo que antes de ser una crítica demoledora a todo el cine, es una denuncia de los abusos a los cuales ha sido sometido por una determinada industria, que además ha convenido unilateralmente una concepción del cine y de su lenguaje, ahogando constantemente sus potencialidades expresivas, “pues el objetivo primero y último de estas producciones sería, el de ofrecernos un espectáculo en el cual delegamos completamente nuestros sentidos a la sucesión y seguimiento de una historia, que medimos y leemos en función de la verosimilitud de “la vida misma” ”. (Olhagaray, Néstor). Es éste el “cine de la transparencia”, que rechaza constantemente problematizar su soporte, y se limita simplemente a instrumentalizarlo, en favor de una narración propia de la tradición literaria. Pero es justamente este cine, el que al ser mayoritario, domina a los sistemas audiovisuales, y propaga esta concepción de guión, que se ve limitada a la de “guión literario”, convirtiéndola en la más difundida

Relación video-televisión

En su texto “Introducción. El video ¿un arte sin lenguaje propio?” en Del video-art al net-art Néstor Olhagaray realiza una aproximación para definir el lenguaje video. Para poder aseverar que aspectos serían propios del lenguaje video, Olhagaray comienza por evidenciarnos cuáles no lo serían. Una tarea importante al momento de definir el lenguaje video consistiría en alejarlo de los confusos límites que se presentan más cercanos: la televisión y el cine. Olhagaray nos señala que para poder desarrollarse y definirse, el video debió oponerse a su relación con la televisión, así es como el video militó en la cultura de la subversión, convirtiéndose en un instrumento indagatorio y experimental, y comienza a revisar y reinventar su lenguaje (y probablemente los lenguajes). “Los artistas de video, comenzaron a crear sus obras desde un punto de vista opositor a los criterios televisivos. Puesto que, la televisión avanzaba en la dirección del cambio y la velocidad, el videoarte desarrolló una línea de trabajo importante que podríamos denominar “morosidad”, es decir, buscó demorarse en las cosas, en los detalles, en un modo de restituir la vida con sus ritmos propios”. (Schultz, Margarita). En su afán de definirse, el video no sólo consigue alejarse de la televisión, sino que además la confronta frontalmente, cuestionando la velocidad y el vértigo de la sucesión de imágenes propuesto por ella; cuestionamiento que merece consideración, tomando en cuenta que el lenguaje propuesto por la televisión nos invita, no sólo a experienciarla a ella de un modo fragmentario y vertiginoso (zapping), sino también a experienciar al mundo de esta forma.

 
Google